Análisis y opinión del controlador bluetooth Shaks S5i

No es que abunden los controladores para móviles de calidad, así que cada nuevo contendiente que subimos al ring es bienvenido.

Por supuesto, actualmente el rey indiscutible es el Razer Kishi cuyo análisis podéis leer aquí. ¿Podrá este Shaks S5i asaltar el trono del Razer?

Vamos a comprobarlo en el siguiente análisis del controlador Shaks S5i.

Nacido de un Kickstarter, Shaks pretende revolucionar la forma de jugar con este S5i un control que promete ligereza, comodidad, un batería mas que decente y dos factores diferenciales sobre sus competidores, el primero un chip bluetooth Qualcomm para garantizar una baja latencia y el segundo un selector de modo que nos permitirá elegir el tipo de dispositivo al que nos conectamos ya sea entre Android , IOS o PC con Windows, pero antes de entrar en más detalle vamos a ver que nos encontramos en la caja.

Podéis adquirir el Shaks S5i desde Amazon por tan solo 56,62€.

No os esperéis florituras en su packaging que no deja de ser una caja de cartón con impresiones en blanco y negro de un mando que no es el S5i, parece una caja reutilizada de otro producto.

Una vez abierto, la primera sorpresa tenemos una funda de piel sintética muy bien acabada con el logo de Shaks marcado, que ya nos deja entrever que posiblemente no estemos ante un controlador genérico más.

También tenemos un cable USB tipo C algo ya bastante común y por suerte un manual en español ya que contamos con distribución en España, donde podemos leer todo lo que necesitamos para empezar a disfrutar de este Shaks S5i. Para finalizar tenemos un reemplazo para la cruceta del estilo Xbox Series, que podremos intercambiar fácilmente con la cruceta clásica .

Ya con el controlador en mano lo primero que nos sorprende es su peso de 165 gramos, realmente reducido y su pequeño tamaño, algo que puede ser un inconveniente para la gente con las manos grandes como es mi caso, pero eso lo veremos más tarde. Podemos acoplar en él, dispositivos móviles de máximo 165 mm, suficiente para la mayoría de dispositivos del mercado, por supuesto, sin funda ya que el Shaks dispone de una ranura doble para que el terminal quede encajado perfectamente.

El controlador se siente solido en su justa medida, no es tan robusto ni sus materiales son de tanta calidad como los del Razer. Tenemos una configuración de botones clásica con los sticks analógicos asimétricos estilo Xbox.

Shaks según hemos podido averiguar, ha realizado miles de test de durabilidad en todos sus botones, especialmente en los más sensibles, así que no deberían de darnos problemas en muchos años.

Vamos a profundizar un poco en cada uno de sus grupos de botones.

La cruceta tiene un tacto duro y se hacen notar sus interruptores aunque muy poco y es bastante agradable en su manejo. Tenemos cuatro gatillos, dos de ello progresivos con 256 puntos de sensibilidad, aunque nosotros no hemos notado tanta suavidad como promete, los botones de acción por su parte, tienen un tacto tirando a duro y con un contacto muy marcado. Nos hubiese gustado que fuesen algo mas suaves, para repeticiones continuadas de pulsaciones cansan un poco.

Para finalizar, nos hemos dejado los sticks analógicos que por desgracia y a nuestro parecer, son el apartado más flojo del los componentes del mando. Adolecen de un punto muerto excesivo y su tacto, no es ni de lejos de los mejores que hemos probado, aun con esto, se dejan jugar bastante, pero ya os advierto que si estáis acostumbrados a los del Stadia Controller o similar, os dejaran un poco fríos.

Uno de los factores diferenciales de este Shaks S5i es su conectividad a dispositivos de varios tipos diferentes. En un lateral tenemos un pequeño interruptor que nos deja elegir entre cuatro modos diferentes, Android, IOS, Windows y un modo extra para mapeado de botones.

En nuestro caso, solo disponemos de móviles Android y PC con Windows, así que no hemos podido probar el modo IOS. La configuración de emparejamiento se realiza en un instante si seguimos las instrucciones, el Shaks S5i es capaz de almacenar dos dispositivos diferentes en cada uno de sus modos de configuración, así que podemos tener dos móviles Android diferentes sin necesidad de estar desenlazando cada vez o incluso un dispositivo Android y uno IOS. Con solo cambiar el interruptor del lateral y reiniciar el Shaks, estaremos conectados al otro dispositivo.

Antes de entrar en faena con el como se desenvuelve en Stadia, es muy importante tener nuestra aplicación de Stadia a la ultima versión, ya que por desactualización de la misma, nos paso que no podíamos utilizar los botones del mando, solo con actualizar se soluciono el problema.

Y ahora si, después de tenerlo todo preparado, nos metemos de lleno en su funcionamiento en juegos que es a lo que hemos venido no?

Vamos por partes, la primera y supongo que es la que más os debería importar, no es otra que el funcionamiento general del conjunto que como apuntan sus materiales y diseño es notable. Los gatillos progresivos funcionan la mar de bien sin ser excelentes ya que su tacto es de pastico común y corriente. Los botones también responden perfectamente, pero su tacto es algo más duro que los de los controladores estándar de cualquier plataforma actual incluida Stadia.

Y para finalizar me he dejado los analógicos, porque como ya he dicho antes, son el punto más flojo que le hemos encontrado a este S5i y aunque cumplen su función, para los más exigentes pueden no estar a la altura. Esperamos en futuras revisiones, que tengan en cuenta este detalle y mejoren este apartado para redondear un producto que se queda a las puertas del notable alto y a un buen paso del titan del genero que sigue siendo el Razer Kishi.

Es importante hablar también de la batería, nos puede durar hasta 8 horas gracias al chip Qualcomm que se encarga del bluetooth. Ya que hablamos de este chip, también decir que la latencia es realmente baja y no hemos notado ningún input lag asociado al Shaks S5i. El controlador además, también cuenta con dos pequeños motores de vibración que nos aportarán un poco más de inmersión con los juegos que hagan uso de ellos.

En definitiva, el controlador Shaks S5i no es el mejor pero tiene atributos diferenciadores y un gran precio, que pueden hacer de él una opción de lo más interesante sin duda alguna.

Os recordamos que podéis seguirnos en nuestro canal de YouTube, nuestra cuenta de Twitter o uniros a nuestro canal de Noticias de Telegram para estar al día de todas las novedades sobre Stadia. Pero si lo que te va es el salseo, tienes una cita imprescindible en nuestro grupo de Telegram de la comunidad de StadiaHoy.
Experiencia de juego en Stadia
Si bien no estamos ante el rey de su segmento, este Shaks S5i es una opción muy a tener en cuenta si queremos jugar a Stadia en nuestro dispositivo móvil. Por precio/calidad es imbatible en este momento y si a esto le sumamos su enorme versatilidad de conexión a diferentes dispositivos de diferentes plataformas a la vez... Así que en vuestras manos está la elección de este u otro controlador, pero desde StadiaHoy y aunque se quede unos peldaños por debajo del Kishi, lo recomendamos para todos aquellos que aprecien su menor precio y sus funcionalidades extra.
A favor
  • Su precio contra sus rivales
  • La funda de piel sintética viene de perlas para llevarlo encima
  • La duración de la batería
  • Su versatilidad de conexión a diferentes dispositivos
En contra
  • La calidad general de construcción podría ser más elevada
  • Los sticks analogicos se sienten bastante por debajo de los estándares actuales
7.8
Bueno
Escrito por
Desde la Atari 2600 los videojuegos han sido mi gran pasión aunque todo el mundo geek me apasiona si pongo la vista en el futuro del sector Stadia es mi apuesta más fuerte.

Te ha gustado el artículo?

11 0

Portada Foros Análisis y opinión del controlador bluetooth Shaks S5i

  • Debes estar registrado para responder a este debate.

Olvidé contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.